Valoracion del Riesgo Inherente en las Empresas

Valoracion del Riesgo Inherente en las Empresas

La valoración del riesgo inherente es esencial pues permite a los auditores predecir en dónde son más o menos probables los errores en los segmentos de los estados financieros. Esta información afecta la cantidad de la evidencia que el auditor debe recabar y la cantidad de información requerida para cada segmento de los estados financieros.

Según la NIA 315.5 “el auditor aplicará procedimientos de valoración de riesgo con el fin de disponer de una base para identificar y valor los riesgos de incorrección material en los estados financieros y en las afirmaciones”. Además, de acuerdo a la NIA 315.A1 la información obtenida de los procesos de valoración de riesgo y de las actividades relacionadas puede ser utilizada por el auditor como evidencia de auditoría para sustentar las valoraciones de riesgos de incorrección material.

La valoración del riesgo debe efectuarse en términos del conocimiento de la entidad. El conocimiento de la entidad es un proceso continuo y dinámico de recopilación, actualización y análisis de información que atraviesa toda la auditoría de estados financieros. Entonces, el conocimiento de la entidad constituye un marco de referencia dentro del cual el auditor planea la auditoría y ejerce su juicio profesional.

Por otra parte, es necesario tener presente que el riesgo inherente se determina comúnmente para cada ciclo, para cada cuenta y a menudo incluso para cada objetivo de auditoría; no para toda la auditoría, y puede variar de un ciclo a otro, de una cuenta a otra y de un objetivo a otro en la misma auditoría.

En la etapa de valoración del riesgo inherente en una auditoría de estados financieros, el auditor debe considerar varios factores importantes. Estos factores son: 1). Resultados de auditorías anteriores, 2). Comparación del ejercicio inicial con los demás ejercicios, 3). Partes relacionadas. 3). Operaciones no rutinarias y 4). Constitución de la documentación. A continuación se explica cada uno de estos factores a tener en cuenta en la valoración del riesgo inherente en la auditoría de estados financieros.

1). Resultados de auditorías anteriores: el auditor debe tener en cuenta la información de las auditorías anteriores; como por ejemplo, los errores encontrados en ejercicios previos ya que estos tienen una alta probabilidad de ocurrir nuevamente en la auditoría del año en curso. Lo anterior se debe a que muchas clases de errores son sistemáticas por naturaleza y a menudo las empresas son lentas en hacer cambios para eliminarlos. Por ejemplo, si el auditor encontró, en un ejercicio anterior, un número significativo de errores en los precios del inventario, el riesgo inherente en esa área es alto y se requerirá examinar a profundidad la auditoría actual a fin de determinar si la deficiencia en el sistema del cliente ha sido corregida. Sin embargo, si el auditor no encuentra errores en los años anteriores, puede reducir el riesgo inherente.

2). Comparación del ejercicio inicial con los demás ejercicios: cuando una firma de auditoría trabaja con un cliente por varios años, adquiere experiencia y conocimientos en la detección de errores en esa empresa en particular. La mayoría de los auditores establecen un riesgo inherente alto en el primer año de la auditoría y lo reducen en años subsecuentes a medida que ganan experiencia.

3). Partes relacionadas: las operaciones entre dos o más partes relacionadas entre sí, como por ejemplo la compañía matriz y sus subsidiarias, presentan una gran probabilidad de distorsión en los registros. Esta probabilidad de distorsión provoca siempre un aumento del riesgo inherente.

4). Operaciones no rutinarias: las operaciones inusuales para una empresa tienen más probabilidades de ser registradas en forma incorrecta que las operaciones rutinarias porque el personal carece de experiencia al respecto. Debido a esto las operaciones no rutinarias pueden elevar la probabilidad de riesgo. Algunas operaciones no rutinarias son: registro de pérdidas por incendios, adquisiciones importantes de propiedades y convenios de arrendamiento.

Constitución de la documentación: con frecuencia las partidas individuales con frecuencia afectan las expectativas del auditor de errores materiales. Por ejemplo, las cuentas por cobrar con atrasos significativos, serán calificadas por la mayoría de los auditores con un riesgo inherente más alto que cuando la mayor parte de las cuentas que están al corriente.